fbpx

La leyenda de Polyphemus, Aci y Galatea

La leyenda cuenta de cómo Ulises, regresando a Ítaca, aterrizó en la Isla de los Cíclopes, donde fue hospedado por el aterrador Polifemo. El gran Cíclope, forjaba dentro del volcán Etna, los rayos utilizado por Zeus. Durante la estancia Polifemo devorado muchos compañeros de Ulises,  que con el fin de salvarse a sí mismo, lo emborrachó cegò su único ojo. Polifemo se enfadó y comenzò a arrojar grandes rocas contra sus barcos, originando así los Faraglioni, que se encuentra frente a Acitrezza.

Este pequeño archipiélago, que consta de tres rocas grandes y un islote, le da a la vista una belleza mágica y rara. Los farallones modelados por el viento y el mar, se levantan del agua en toda su magnificencia y con formas particulares y únicas. La formación rocosa más grande está formada por la isla Lachea, que consiste principalmente de rocas basálticas. Se trata de una reserva protegida, establecida en 1998 con el fin de mantener y preservar la vegetación y la fauna, así como para proteger los gigantesca lagartija endémica Podarcis sicula, Taddei.

Otra leyenda interesante relacionada con estos lugares es la de Aci. Esta historia aclara por qué varias ciudades vecinos tienen este prefijo común.

El mito de Aci cuenta la historia de un pastor que amaba, correspondido, la bella ninfa del mar de Galatea. Polifemo implacable, celoso de este sentimiento, mató al pobre Aci, dejando Galatea en la desesperación, que lloró en la orilla del mar.

Los dioses, suavizados por el triste destino del pastor, transmutados Aci en un río, para que cada día, él y Galatea podrían reunirse en el mar. De esta leyenda toman el nombre los varios pueblos en el área, incluyendo Acitrezza, Aci Castello y Acireale.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *